El primer agradecimiento es a lo DIVINO que está en mí y en tod@s. Es lo que nos une y deja a un lado las diferencias de raza, género, religión y política. Lo que nos hace cuestionarnos la razón de nuestro corto pasaje por este mundo y motiva a ser mejores cada día.

A mi país GUATEMALA, porque es mi inspiración y me ha retado a ser mejor y a intentar afectar positivamente mi entorno. Por que me ha enseñado que solo por amor soy capaz de ofrecer soluciones. Porque ser el cambio que queremos ver en nuestro país empieza por una misma y es responsabilidad y decisión de cada un@ de nosotr@s.

A mi FAMILIA porque siempre estarán allí. Porque nos amamos en las buenas y en las malas. Porque en los momentos más intensos, solitarios y extremos eran mi primer pensamiento. Gracias por lo mucho que he aprendido de ustedes y con ustedes y las aventuras compartidas a través de los años.

A CARLO MAMBERTO Y LA FAMILIA MAMBERTO, que es como mi familia adoptiva en Italia. Fueron los que me dieron cariño y apoyo, me cuidaban cuando me enfermaba, celebraban mis cumples y me invitaban para pasar la Navidad con ellos durante 5 años. Hicieron que mi estadía en Italia fuera más fácil de sostener cuando más extrañaba a mi país y a mi familia.

A GLORIA MANCIOLI, mi hermana espiritual. Porque cuando estaba con mi mochila lista para irme a viajar sola por primera vez a Asia, me preguntó: ¿Por qué no vienes conmigo a la India y vamos a visitar los proyectos de beneficiencia que tengo allá?. Ese viaje cambió el rumbo de mi vida radicalmente y ella fue quien me lo mostró.

A MANOEL MORGADO, el compañero de vida y aventuras que la vida me hizo conocer solo unos días antes de regresar de nuevo a Italia después de 6 meses viajando por Asia. Con él compartí la alegría por vivir y conocer el mundo, aventuras, deportes naturaleza, cientos de vuelos en avión (que siempre me pusieron nerviosa), culturas y filosofías, yoga y meditación, navegaciones en alta mar, buceos en aguas profundas y algunas de las cumbres más altas del planeta. Él es y siempre será una persona a la que le estaré muy agradecida por ser un símbolo de libertad, generosidad y altruísmo de la que mucho aprendí.

A TOD@S MIS AMIG@S, de Guatemala, Italia, Nepal y el mundo. Porque he podido aprender de ell@s y compartir momentos inolvidables. Gracias a los que han estado en momentos cruciales de mi vida, especialmente a Lorena Ruano, Facu Casse, Matteo Garbarini, Lisa Mukhia, Manuela Rosales y Maru Iabichela.

A iGUATE.COM, que desde el inicio me ha apoyado con mi sitio y redes sociales, porque han respondido llamadas de larga distancia y de satélite a horarios absurdos y trabajado fuera de sus horarios de oficina para adaptarse a las necesidades. Por que le han puesto cariño y entusiasmo a mi proyecto y hemos crecido y aprendido juntos.

A PROYECCIONES MI, Relaciones Públicas. Especialmente a Laura Cámbara de Bautista. Porque cuando aún no estaba preparada para ir Everest ellos creyeron en el proyecto y decidieron apoyarme. En ese entonces era una meta que aún le faltaba mucho para volverse una realidad y que tenía solo el 35% de posibilidades de llegar a la cumbre en el primer intento. El riesgo valió la pena para ambos y les estaré siempre agradecida por su visión, entusiasmo y esfuerzo apoyando e impulsando el proyecto "RUMBO AL EVEREST".

A GUATEVISIÓN. Especialmente Viva la Mañana y Noticiero Guatevisión por su entusiasmo y fuerte apoyo desde un año antes de empezar la expedición al Everest. Porque creen e impulsan el orgullo por ser chapines y apoyan a su gente.

 

A MIS PATROCINADORES, Muchas gracias al apoyo de la CDAG, DIGEF, y FEDERACIÓN DE ANDINISMO que hicieron posible que la expedición se llevara a cabo en marzo del 2,010 lo que permitió que Guatemala pasara una vez más a la historia colocando a la primer mujer de centroamérica y el caribe en la cima del EVEREST. El resultado de esta expedición pretende alentar a mujeres, hombres, jóvenes, niños y ancianos a luchar por su propio Everest no importa a qué dediquen y de donde empiecen. Y que a través del deporte Guatemala pueda mejorar a través de la salud física, mental, la autoestima, los valores, el trabajo en equipo y la integración de l@s guatemaltec@s.

Muchas gracias a BANTRAB, por su apoyo en la expedición del Cho Oyu (8,200 mts), mi primera montaña de más de ochomil metros y la que mejor me preparó para enfrentar al Everest 6 meses después. Por creer en mí de nuevo  y volverme a apoyar en la expedición del Everest.

A JUAN ZANASSI, por apoyar y entender el significado de mi deporte no obstante sea considerado un deporte no tradicional y por narrar con entusiasmo sobre los viajes y la actitud que éstas experiencias de montaña conllevan.

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN y  A LOS CRONISTAS DEPORTIVOS, por relatar por amor al deporte y a Guatemala, las diferentes etapas del desafío Everest y ahora el del Adventurer´s Grand Slam. Éstos proyectos no tendrían sentido sin poderlos compartir. Su labor de divulgación es fundamental. Mil gracias por su gran apoyo.

A TOD@S las personas que no mencioné por nombre pero que formaron parte de esta trayectoria de una u otra forma, les agradezco de corazón por su tiempo, su fe, su cariño, su apoyo moral y su generosidad.

Ésta experiencia me hizo entender, más que nunca, que no se logra nada sin el apoyo de muchas otras personas. Y que todos dependemos unos de los otros para vivir y hacer realidad nuestros sueños. Por ésto, DEDICO ÉSTE LOGRO a todas las personas que estuvieron presentes a lo largo del camino y a todas las generaciones presentes y futuras que sueñan con un Everest personal y que estoy segura que así como yo, lo pueden alcanzar también.